Relájate y tómate un tiempo

Conozco un par de casos en el que el propietario de una empresa grande ha sufrido diferentes reacciones al gran estrés de su negocio.

En este caso, a un tío, hermano de mi mamá. Tiene una naviera de barcos que transportan petróleo y grava. Por supuesto es una empresa enorme y requiere de muchísima atención. De haber conocido antes una empresa buena que pudiera proveerles de la seguridad administrada. Tal vez se hubiera podido salvar del pequeño paro cardiaco que tuvo.

Y de esto es de lo que quiero hablarles en este artículo.

Muchas veces siendo adultos nos enrrolamos tanto en nuestro trabajo que desatendemos a nuestras familias, nuestros hobbies, u otros deberes a los que también debemos atender. Y uno de los más importantes, es nuestra salud. A veces una pequeña gripe se convierte en una alarmante fiebre por no atenderla como se debe. Una pequeña molestia en el estómago se transforma en una  infección. Y eso ¿por qué sucede? porque el trabajo nos tiene tan atados que pensamos, – no pasa nada, ya se me va a quitar- y no es así el estrés y no tomar reposo afecta muchísimo nuestra salud. Y aquí está el peor de nuestros males que es, el estrés. El estrés puede traernos efectos negativos a nuestra salud en cantidades grandes.

Como fue el caso de mi tío, que el trabajo y todo el estrés acumulado, no lo dejó analizar ni percatarse acerca de los avisos que le estaba mandando su cuerpo respecto a su condición. Esto le ocasionó un paro cardiaco y tuvo que estar en el hospital por unos cinco días.

Cuando regresó contrató a una empresa llamada Arame que se encargó de instalar un software que ayudó digitalmente a tener un mejor control desde errores diminutos a algunos más grandes.

El otro caso que conozco es de un conocido de mi padre que trabaja para Sony y tiene a su cargo más 200 personas y le sucedió algo parecido.

Así que no dejes que el trabajo te haga descuidar lo más importante que tienes, que es a ti mismo. Si tu no estás bien, las personas, familia e incluso negocios que dependan de ti se desmoronarán también.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *